Argentina ya tiene ley de vacunación obligatoria

Duro revés para los derechos naturales de la ciudadanía argentina. Desde el pasado 12 de Diciembre de 2018 ha sido aprobada su nueva Ley de vacunación reemplazando una ley anterior (Ley nacional 22.909 de 1983) que además declara a la vacunación un tema de interés nacional.

Hace unas semanas había sido propuesto por un miembro de la cámara baja del poder legislativo argentino y fue aprobado en su cámara. Recordar que el parlamento argentino se divide en dos cámaras, la cámara alta (senadores) y la cámara baja (diputados). Las propuestas de Ley pueden surgir en cualquiera de las cámaras, ser debatidas y una vez aprobadas pasa a la otra cámara para el mismo tratamiento, pudiendo surgir modificaciones o una aprobación total, el proyecto se hace Ley luego de la firma del poder ejecutivo por parte del presidente de la nación, quien también tiene la posibilidad de vetar el proyecto de Ley.

El 12 de Diciembre de 2018 el congreso argentino termina por aprobar la Ley de Vacunación obligatoria. El 12 de Diciembre de 2018 el congreso argentino termina por aprobar la Ley de Vacunación obligatoria.

La Ley, que en principio se presenta con un enfoque garantista, establece "la gratuidad en el acceso a los servicios de vacunación" agregando "con equidad social para todas las etapas de la vida"; la obligatoriedad de aplicarse las vacunas para todos los habitantes; y la prevalencia de la salud pública por sobre el interés particular, entre otros principios.

Se establece también un Calendario Nacional de Vacunación (CNV) donde se le requerirá a los ciudadanos para realizar ciertos trámites como el ingreso y egreso del ciclo lectivo, realización de exámenes médicos debido al trabajo, tramitación o renovación del documento nacional de identidad, pasaporte, residencia, certificado prenupcial, licencia de conducir y tramitación de asignaciones familiares. También se creará un Registro Nacional de la Población vacunada, de forma digital, que tendrá los datos del estado de vacunación de todos los habitantes del país y también un Registro Nacional de Vacunadores Eventuales.

Según se explica en muchos medios de comunicación de masas oficiales, el fin de este registro nacional de la población vacunada no es que el trámite que el ciudadano necesite realizar no se lleve a cabo si no se presenta la libreta, sino que el adulto se entere de la vacunación disponible para su edad y de cómo se accede a ella. Sin embargo ya se comenta que en Argentina dentro de poco será muy difícil realizar estos trámites sin tener las vacunas "al día". Desde ya la Ley establece que se multará a los vacunadores que se nieguen a aplicar una vacuna o falsifiquen el CUV (marcando como que el ciudadano ha sido vacunado cuando en realidad no lo hiciera), esto será considerado una infracción y las sanciones serán del equivalente de entre 10 y 100 salarios e incluso la suspensión de hasta un año del funcionario o médico encargado de vacunar.

Posiblemente debido a las innumerables quejas y gran resistencia de parte de la ciudadanía argentina hacia el sistema obligatorio de vacunación a pesar de las costosas campañas de publicidad estatal utilizando a personas famosas promoviendo el calendario de vacunación impuesto a través del miedo en los padres de familia, personas de la tercera edad y tomando en cuenta también los argumentos de médicos y expertos en salud que argumentan en contra de la vacunación obligatoria, el Estado argentino prevé esta nueva ley la creación de la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas (CoNaSeVa), que "publicará los efectos colaterales o indeseados de las vacunas", creando la figura de un organismo oficial que seguramente será el encargado de brindar tranquilidad a la población argentina infromando sobre los componentes de las vacunas y sus beneficios. Con lo cual se puede especular que alguna vez denunciará en contra de algún laboratorio a fin de ganar confianza en la ciudadanía escéptica de los planes de vacunación. Y como cereza del postre, se establece el día 26 de agosto de cada año como Día Nacional del Vacunador y se crea la figura del Vacunador Eventual.

Muchos medios de comunicación de masas "oficiales" han titulado la noticia como un duro revés para los "antivacunas" como si fueran el enemigo, aportando incluso algunos fundamentos como "mitos de los antivacunas", muchos de ellos tergiversados. El argumento mas habitual implantado en la sociedad para que luego muchos repetidores sociales casi de forma instintiva y automática aporten en las discusiones sobre este tema, es que la vacunación es de interés colectivo y que afecta a toda la comunidad, argumentando que si una persona no se vacuna estaría colaborando con que las epidemias se propaguen. Casi culpando de todas las epidemias y otros males relacionados con la salud en general a los "antivacunas".

Mas allá del ya bien organizado programa de vacunación, está el tema de las vacunas eventuales, como ya ha sucedido en su momento cuando organismos internacionales como la Organización Mundial de la salud (OMS) decretó como "pandemia" un brote de variación de gripe hace unos años e inmediatamente surgieron las vacunas con la solución. Mucha gente que se resiste a los sistemas de vacunación sostienen que es evidente que muchos brotes epidémicos que muchas veces son esparcidos y transmitidos por aves o insectos pueden ser creados artificialmente en algún laboratorio con el objetivo de que la industria farmacéutica gane dinero con sus vacunas. Surge un brote, epidemia o incluso pandemia, los sistemas de salud alertan, los medios contrubuyen con el miedo y la gente reacciona pidiendo por una solución, poco tiempo después o casi inmediatamente surge la cura o vacuna que resuelve tal problema.

Sin embargo ya es sabido (y ha sido comprobado) que los sistemas de vacunación eventuales o los ya programados muchas veces han sido utilizados como parte de un programa de reducción de la población, convirtiendo verdaderas vacunas que efectivamente previenen o curan, como instrumento de esterilización forzada. Un claro ejemplo en el país en que ahora se acaba de aprobar esta Ley, fue el caso de la vacuna de la rubeola, donde se agregaba gonadotropina, cuando se realizaron las campañas masivas de vacunación contra esa enfermedad hace unas décadas atrás. La gonadotropina es una hormona natural que produce la mujer durante el momento de la fecundación, unos días después de la concepción, la gonadotropina es una hormona que estimula la generación de otra hormona, la progesterona, para que el ser fecundado se alimente durante los siguientes 9 meses. Al proveer de gonadotropina en las vacunas y ser inyectado en el organismo de las niñas, su cuerpo lo toma como un agente externo maligno y su sistema inmunológico lo ataca. Como el organismo tiene memoria inmunológica, esa niña al ser mayor difícilmente podrá quedar embarazada pues cuando su cuerpo genera la hormona de gonadotropina automáticamente es atacado por su mismo sistema inmunológico.


La doctora Chinda Brandolino, médico legista, perito forense y experta en vacunas hablando sobre el caso de la vacuna de la rubeola que contenia gonadotropina.

Tal vez se debería considerar entonces que a pesar de los intereses económicos y otras motivaciones mas difíciles de demostrar que llevan a ciertos sectores promuevan y hagan lobby para establecer programas de vacunación nacionales y que sean de índole obligatorio, posiblemente estas implementaciones no necesariamente están pensadas para beneficio real de la sociedad y, a pesar que en algunos casos las vacunas pueden llegar a prevenir algunas enfermedades, en realidad se están utilizando como instrumentos para cumplir con otros fines. Este tema debería debatirse en muchos ámbitos y tomando en cuenta muchos factores pues, al igual que otros temas de la agenda de nuevo orden mundial que hasta hace unos años se venían cumpliendo de forma muy paulatina y sigilosa, ahora se están implementando de forma mas acelerada casi en simultáneo en varios países, y de forma obligatoria. Este hecho por sí solo, debería ser motivo de sospecha e investigación, considerando que afecta a la salud de todas las personas. Las malas consecuencias de las vacunas de largo plazo en adultos como variaciones de cáncer o incluso al corto plazo en niños, que se relacionan con los índices que se han disparado de casos del trastorno del espectro autista (TEA) en los últimos años, no se informan ni se permiten comentar en los medios oficiales, deberían ser considerados para estudio e investigación en lugar de negarse, ridiculizare o incluso acusar a los medios que cuestionan estos temas, independientemente que los congresistas del momento de un determinado país lo hayan convertido en Ley y se quiera hacer lo mismo en otros países, la discusión no está cerrada.

Fuentes:

El intransigente.
Periódico Perfil.
Ámbito,

Compartir:

Esta nota tiene 5724 visualizaciones.
¿Te ha resultado interesante? Comparte en tu muro para que tus amigos lo sepan!
Compartir 799 Twitter

Temas:

nuevo orden mundial vacunas

Gente:

chinda brandolino

Notas relacionadas: